Tax

Decreto Reglamentario arts. 205 y 206 de la Ley de Financiamiento Productivo. Resolución General AFIP 4498/2019

El pasado martes 28 de mayo de 2019, se publicó en el Boletín Oficial de la República Argentina, el Decreto Reglamentario Nº 382/2019 (el “Decreto Reglamentario”) a través del cual se reglamentan los artículos 205 y 206 de la Ley de Financiamiento Productivo (Ley N° 27.440) que proporcionan incentivos al desarrollo de proyectos inmobiliarios y la apertura del capital a través de un tratamiento impositivo favorable para determinados fideicomisos y fondos comunes de inversión.


Como es de público conocimiento, la Ley de Financiamiento Productivo dispone que aquellos fideicomisos o fondos comunes de inversión, que tengan por objeto determinados activos o desarrollen determinadas actividades y cuyos títulos de deuda o certificados de participación fueran colocados en oferta pública con autorización de la Comisión Nacional de Valores, no serán sujetos obligados a ingresar el Impuesto a las Ganancias por las ganancias de fuente argentina, recayendo la obligación en sus inversores, ya sean personas físicas- residentes argentinos o beneficiarios del exterior- o personas jurídicas. 

En este sentido, el Decreto Reglamentario establece que estas disposiciones serán aplicables cuando los fideicomisos o fondos comunes de inversión tengan por objeto (i) el desarrollo de proyectos inmobiliarios y/o infraestructura; o (ii) el financiamiento o la inversión en cualquier tipo de proyecto, empresa o activos. Asimismo, establece que el impuesto deberá ser ingresado por los inversores al momento de recibir las distribuciones de las rentas generadas por el vehículo, debiendo declarar la renta y calcular el impuesto como si hubiera recibido la ganancia en forma directa. 

Para el caso de inversores que fueran beneficiarios del exterior, el fiduciario, la sociedad gerente, la depositaria o el Agente de Colocación, deberá efectuar la retención, aplicando la alícuota que hubiera correspondido de haber obtenido la ganancia de manera directa.

En todos los casos, las distribuciones realizadas por este tipo de vehículos no se encuentra sujeta al impuesto cedular, salvo que la distribución pertenezca a ganancias generadas por la colocación de capital.

El impuesto será calculado en la proporción de la participación que cada inversor particular tuviera en el patrimonio y los resultados del respectivo ente.

Por otro lado, la Ley de Financiamiento Productivo dispuso un tratamiento impositivo favorable para aquellos fideicomisos financieros o fondo comunes de inversión cerrados cuyos activos principales estén compuestos por (i) desarrollos inmobiliarios para viviendas sociales, (ii) créditos hipotecarios o (iii) valores hipotecarios. El Decreto Reglamentario dispone que deberán estar integrados por dichos activos al menos en un 75%, mientras que la totalidad de las cuotapartes o certificados de participación estuvieran colocados en oferta pública autorizados por la Comisión Nacional de Valores.

El Decreto Reglamentario establece que este tipo de fideicomisos o fondos comunes de inversión no serán sujetos obligados al pago del impuesto, sino que serán los inversores quienes deban ingresar el impuesto al momento de recibir las distribuciones por ganancias generadas en este tipo de vehículos, aplicando una alícuota del 15%. Si los inversores fueran residentes del exterior, se realizará una retención a una alícuota del 13.5%. 

Sin embargo, tratándose de fideicomisos o fondos comunes de inversión del Art. 206 de la Ley de Financiamiento Productivo (aquellos destinados a la construcción de viviendas para poblaciones de ingresos medios y bajos), y si el fideicomiso o fondo común de inversión se liquidase luego de transcurridos los 10 años desde la fecha de constitución, las utilidades acumuladas pendientes de distribución estarán sujetas a la tasa del 0%.

Asimismo, la AFIP ha emitido la Resolución General 4498/2019 (la “Resolución General”) a través de la cual se dispone que al momento de distribuir las ganancias, los fideicomisos y fondos comunes de inversión deberán poner a disposición de sus inversores un “Certificado de Resultados”, en el cual se indique la ganancia neta por el período fiscal, discriminado de acuerdo a la naturaleza de las rentas. Dichos certificados deberán ser conservados por los fideicomisos o fondos comunes de inversión a disposición del personal de AFIP. 

Aquellos inversores que ya hubieran presentado sus declaraciones juradas con anterioridad a la vigencia de la Resolución General, podrán rectificarlas a fin de incorporar las ganancias que correspondan por su participación en este tipo de vehículos.


For further information on this topic please contact Raúl Fratantoni and Nicolás O. Procopio